1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Antibióticos

Los antibióticos son un grupo de compuestos orgánicos naturales o semisintéticos capaces de destruir microbios o inhibir su proliferación. Por el momento se conocen varios tipos de antibióticos con diferentes propiedades.
Por el momento existe una gran variedad de antibióticos. Sin embargo, solo algunos de ellos se utilizan en la medicina: los demás no pueden usarse para el tratamiento de enfermedades infecciosas debido a su alta toxicidad. La extraordinaria diversidad de los antibióticos provocó su clasificación y su división en grupos.

Al mismo tiempo, los antibióticos con una estructura química similar (derivados de la misma molécula de materias primas) y con una acción similar se unen en un grupo.

Surtido de comprimidos antibióticos orales y cápsulas

El grupo de antibióticos betalactámicos incluye dos grandes subgrupos de antibióticos muy bien conocidos: penicilinas y cefalosporinas con una estructura química similar.

Las penicilinas se obtienen de colonias de moho Penicillium que nombran este grupo de antibióticos: Penicilina. El principal efecto de la penicilina está asociado con su capacidad de inhibir la formación de la pared celular bacteriana y, por lo tanto, impedir su crecimiento y reproducción.

Las Cefalosporinas también pertenecen al grupo de antibióticos betalactámicos y su estructura es similar a la estructura de la penicilina.

Los macrólidos son un grupo de antibióticos con una estructura cíclica compleja.

Los representantes más famosos de los antibióticos macrólidos son la Eritromicina, la Azitromicina y la Oxitromicina.

Los aminoglucósidos son un grupo de antibióticos que incluye medicinas como la gentamicina, paromomicina, estreptomicina y neomicina.

El antibiótico más sencillo es, por supuesto, la penicilina. Fue descubierto en 1929 por un científico de Gran Bretaña Alexander Fleming.

Esto fue un gran avance en la medicina, ya que muy pronto hizo posible el tratamiento con antibióticos de pacientes con enfermedades mortales. La penicilina mata bacterias como el estreptococo, el estafilococo y el neumococo.

Desde el momento en que se descubrieron los antibióticos, pasó más de un año antes de que los médicos pudieran calcular la dosis correcta y crear un tratamiento relativamente seguro con antibióticos.

Desde entonces, la ciencia, produce sin interrupción más y más antibióticos. Esto ocurre no solo debido al hecho de que los gérmenes tienen diferente estructura y su neutralización requiere diferentes herramientas.
Tradicionalmente, los antibióticos se dividen en naturales (antibióticos como la penicilina), semisintéticos (moléculas de productos naturales modificados, como la amoxicilina o cefazolina) y sintéticos (como son, por ejemplo, las sulfonamidas, los nitrofuranos, etc.).

Actualmente, esta división ha perdido relevancia, ya que varios antibióticos naturales producidos por síntesis (cloranfenicol) y algunos medicamentos se llaman antibióticos (fluoroquinolonas), de hecho son compuestos sintéticos.
En primer lugar, la singularidad de los antibióticos es que, a diferencia de la mayoría de otros medicamentos, su receptor objetivo no se encuentra en los tejidos y células humanas del organismo. En segundo lugar, la actividad de los antibióticos no es constante, pero disminuye con el tiempo, debido a la formación de resistencia a múltiples fármacos.

La resistencia a los antibióticos es un fenómeno biológico inevitable, y es prácticamente imposible de prevenir. En tercer lugar, los organismos de resistencia a los antimicrobianos no solo son peligrosos para el paciente al que fueron asignados, sino también para muchas otras personas, incluso separadas por tiempo y espacio. Por lo tanto, la lucha contra la resistencia a los antibióticos ha alcanzado dimensiones globales.

Los antibióticos son sustancias de origen natural o semisintético que inhiben el crecimiento de células vivas de los procariotas o, más a menudo, de organismos más simples.

La clasificación por estructura química, que se usa ampliamente en los entornos médicos, es la siguiente:

Los antibióticos betalactámicos se dividen en dos subgrupos:

  1. Penicilinas – son producidas por colonias de moho Penicillium
  2. Cefalosporinas: su estructura es similar a las penicilinas. Se utilizan contra las bacterias resistentes a la penicilina.
  3. Macrólidos: antibióticos con una estructura cíclica compleja. Tienen acción bacteriostática.
  4. Tetraciclinas: se usan para el tratamiento de infecciones del tracto respiratorio y urinario, infecciones graves como el ántrax, tularemia, brucelosis.
  5. Aminoglucósidos – son altamente tóxicos. Se usan para tratar infecciones graves, como la septicemia o peritonitis.
  6. Cloranfenicol: su uso es limitado debido al gran riesgo de complicaciones graves: puede causar la supresión de la médula ósea. El cloranfenicol tiene efecto bactericida.
  7. Los antibióticos glicopéptidos interrumpen la síntesis de la pared celular bacteriana. Tienen un efecto bactericida, así como algún efecto bacteriostático contra los enterococos, estreptococos y estafilococos.
  8. Las lincosamidas tienen un efecto bacteriostático que es causado por la inhibición de la síntesis proteica en los ribosomas. Usado en organismos sensibles en altas concentraciones puede tener un efecto bactericida.
  9. Antifúngico: destruye las paredes celulares de los hongos causando su muerte. Su acción es analítica. Reemplazado gradualmente por medicamentos antimicóticos sintéticos de alto rendimiento.

Antibióticos populares que las personas suelen comprar en farmacias: Cipro (Ciprofloxacina), Augmentin (Amoxicilina-Clavulanate), Bactrim (Co-trimoxazol), Zithromax (Azithromycin), Flagyl (Metronidazol).

Deja una respuesta
  Suscribir  
Notificar de